Los Caucheros en Chepo

Los Caucheros en Chepo

Estos diestros hombres llegaron en la década del 10 y 20 a Darién y Alto Bayano, los instrumentos utilizados eran dos chusos en forma de espuelas para adherirse a los árboles, una cuerda para sostenerse alrededor del árbol, una puya o Champa y botas de lona como las que utilizaban los policías.

Cuando se acaba el árbol en Darién se pasaron a las cabeceras de los Ríos de Pacora, Mamoní y sus montañas alrededor, Chagres y al final el Bayano donde quedaron muchos de ellos e hicieron familias en El Llano, su estrategia siempre era trabajar cerca de los ríos para poder transportar el producto con mayor facilidad en lanchas.

Cada uno preparaba su producción que consistía en hervirla y hacer un molde rectangular, para solidificarlos con un peso aproximado de 100 libras al término de la temporada se acareaban en Cañizos en sus espaldas lo que les tomaba días de camino.

El Cañizo este instrumento se hizo conocido en la región y muy utilizado por el chepano, para cargar en sus espaldas, debido a su comodidad.

El Cañizo

Un buen Cauchero podía trabajar de 3 a 4 árboles diario que daban de 40 a 60 libras.

Los caucheros llegaron con su labor hasta Madroño, Jesús María, Paso de Mula y toda la región montañosa de Chepo a finales de la década del 50.

Adolfo Smit Gonzales

Adolfo Smit Gonzales, de 85 años llego a Chepo en el 1955, entro por la capitana río arriba, llego a trabajar con el señor Irene Del Mar como peón, en Polín de Bayano. En el 1956 se va a trabajar con José Moreno y el señor Betancourt se dedicaban a sacar Caucho en esa región. Se internaban en las espesas montañas a orillas del rio Tumagantí por mes, llevando a cuesta las herramientas necesarias, como Una Champa y las espuelas de hierro con botas polainas, esto era para poder agarrarse al árbol y así maniobrar para hacer los respectivos cortes.

En ese tiempo había que localizar el árbol y luego hacerle las hendiduras o canales , en la pata del árbol se colocaba un saco de harina encauchado para recoger la leche, desde las 7:00 am hasta las 3:00 pm, cuando un hombre subía hasta la mitad del árbol y daba aviso de recoger lo que se había hecho durante el día, y luego se llevaba al campamento; ya en el campamente se ponía a hervir la leche, con mucho cuidado que no se derramara un poquito, porque se encendía todo, la leche se tenía que mecer hasta que se creara como una melcocha y luego se hacia un molde en la tierra que cogiera de tres o 4 latas, antes que se enfriara se le hacían unas orejas para poder sujetarlo al cañizo, y poder cargarlo en la espalda. El trayecto era muy distante de Tumaganti hasta El Llano donde se embarcaba al puerto la capitana y luego se llevaba en chiva hacia Panamá, en la plaza de Santa lo compraban a 50 dólar el quintal.

Otros Caucheros fueron Jorge «Caucho» Betancourt que vivía en Cañita.

El señor Bienvenido Domínguez del Llano.

Jorge «Caucho» Betancourt

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.